Oriente Medio, África y Europa se reúnen en torno al Mediterráneo, que significa literalmente “la tierra de en medio”. En ese marco, Turquía, tierra natal de Omar Faruk Tekbilek, representa una encrucijada geográfica y cultural. Por eso, resulta adecuado que un músico como Faruk, afincado desde hace años en Nueva York, fusione en su música Oriente y Occidente, combine su dominio de múltiples instrumentos árabes con instrumentaciones occidentales, demostrando que es posible anteponer la expresión artística y la emoción a la diferencia.

Pero la historia comienza antes. Omar Faruk nace en un pequeño pueblo turco llamado Adanali, donde sigue el camino de su gurú particular, su propio hermano Hadji. Es época de aprendizaje, de asimilar los momentos de cada instrumento (la flauta, la baglama) y adentrarse en las escalas complejas de la música turca. Desde la temprana edad de 15 años, cuando abandona los estudios para convertirse en músico profesional, su aprendizaje es continuo tanto en el terrero musical como en el religioso: se adentra en los aires del sufismo, la faceta mística del Islam de la que se hace devoto.

Desde la adolescencia, sus trabajos y las giras por todo el mundo, con especial incidencia en los Estados Unidos, permiten descubrir la actualización de las raíces de la música turca viéndola desde los constructivos ojos de Omar, que sabe renovar los particulares sonidos mediterráneos de su tierra sin dejar de lado la tradición. En su trabajo prima el trabajo con Brian Keane, donde Omar aporta los sonidos de flauta y percusión originarias a las bases electrónicas y sintetizadores del productor y guitarrista de jazz norteamericano.

Después de varios álbumes de gran éxito presenta el álbum, Alif, producido por Steve Shehan. Se trata de la prueba de la mundialidad del talento musical de Tekbilek. Alif es la primera letra del alfabeto árabe y letra inicial de Alá, el Hacedor, la realización divina del amor. Y es el título del primer tema del álbum, una obra maestra sufí de amor devoto, del amor en todas sus formas (amor divino, amor a la vida y amor romántico).

El trabajo discográfico más reciente de Omar Faruk Tekbilek es The Tree of Patience, El Arbol de la Paciencia, una auténtica maravilla que ha contado entre otros con la participación de Enrique Morente, Arto Tuncboyaciyan, Ara Dinkjian, Steve Roach y Hansan Isakkut, y que recoge la esencia de la música y de la filosofía de Faruk.

El camino de este artista para llegar a ser músico profesional fue largo y azaroso, una andadura en la que tuvo que luchar duramente por lo que creía, haciendo uso de muchísima paciencia. Y es de esa trayectoria vital, de ese árbol, del que recogemos ahora los frutos más bellos, a través de su música viva, sensible y virtuosa, que convierte a Omar Faruk Tekbilek en gran renovador de la música turca.

Y en directo, The Tree of Patience es un acontecimiento inigualable: acompañado de un maravilloso grupo de músicos de fama internacional, sus conciertos constituyen una experiencia de sensibilidad, virtuosismo y ritmo absolutamente irresistible.